La saturación de oxígeno es la medida de la cantidad de oxígeno disponible en la sangre. Cuando el corazón bombea sangre, el oxígeno se une a los glóbulos rojos y se reparten por todo el cuerpo. Los niveles de saturación óptimos garantizan que las células del cuerpo reciban la cantidad adecuada de oxígeno.

Se considera que el porcentaje adecuado y saludable de oxígeno en sangre es de entre el 95% y el 100%. Por eso, cuando la saturación se encuentra por debajo del 90% se produce hipoxemia, es decir, el nivel por debajo de los normal de oxígeno en sangre. Y uno de sus síntomas característicos es la dificultad para respirar. Además, cuando se da un porcentaje inferior a 80 se considera hipoxemia severa.
En estos tiempos de pandemia, está siendo más frecuente el notar síntomas como la dificultad para respirar, pero no siempre es por hipoxemia. Hay que diferenciar entre un problema de saturación de oxígeno y la ansiedad generada por el confinamiento y la incertidumbre o por cualquier otro factor.

Es muy importante mantener una buena salud mental y saber diferenciar entre un problema de hipoxemia y uno de ansiedad.
¿Qué puede causar la Hipoxemia y qué consecuencias tiene para nuestro organismo?

No confundamos los términos Hipoxemia e Hipoxia. Como Nota Aclaratoria…

Hipoxemia
Damos este nombre a la disminución de la presión parcial de oxígeno en sangre arterial por debajo de los 80 mmHg. También se puede definir como una saturación de oxígeno por debajo de los 90,07%.
tener un nivel de oxígeno por debajo de lo normal provoca en las arterias un problema relacionado con la respiración o con el sistema circulatorio, generando diferentes síntomas.

Hipoxia
Es el estado de deficiencia de oxígeno en la sangre, células y tejidos del organismo con compromiso de la función de éstos. Esto es debido a una alteración en las fases de ventilación alveolar y/o difusión alveolocapilar de la respiración. A su vez, esto produce una deficiente entrega de oxígeno atmosférico en sangre de los capilares pulmonares, disminuyendo el oxígeno en sangre.
La Hipoxia afecta a las zonas más grandes del cerebro, como son los hemisferios cerebrales. Con frecuencia, este término se utiliza como simplemente la falta de oxígeno en el cerebro.
La hipoxia tisular ocurre cuando la presión de oxígeno en los capilares es insuficiente para aportar el oxígeno indispensable para las necesidades fisiológicas.
La oxigenación celular es lo más importante en la produccón de eritrocitos (glóbulos rojos).

Tipos de Hipoxia
Hipoxia hipobárica: Cuando disminuye la presión atmosférica.

Hipoxia normobárica: Cuando disminuye la presión atmosférica, reduciéndose la proporción de oxígeno en el aire

Hipoxemia
La disminución de la saturación de oxígeno puede estar causada por diversos factores. Algunos de ellos son:

La respiración superficial.

El oxígeno reducido en el aire inhalado (por ejemplo en altitudes altas).

Ciertas enfermedades pulmonares o coronarias.

La apnea del sueño, entre otros

La hipoxemia puede provocar la disminución del rendimiento cerebral produciendo posibles pérdidas de memoria o la dificultad para resolver operaciones matemáticas. Además puede generar alteraciones de la personalidad y trastornos de la percepción y la consciencia.
Fuente: grupolasmimosas.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *